jueves, 17 de diciembre de 2009

BESOS.


En tu boca roja y fresca beso y mi sed no se apaga,

que en cada beso quisiera be-verme entera tu alma,

y es una enfermedad tan mala que ni la muerte la cura,

según dicen los que aman.

Me pongo y escucho el ruido de tus pasos y el contacto de tu cuerpo,

me da la vida y me mata.

Yo quisiera ser el viento que todo entero te abraza.

Yo quisiera ser la sangre que corre por tus entrañas.




A ti amor de mis sueños.

4 comentarios:

  1. Gracias,corazón,es que soy una romántica empedernida.

    un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues si eres una romantica empedernida, a mi no me salen poesias, para eso soy algo torpe

    ResponderEliminar
  3. Si quieres,. Sende te presto alguna.

    Gracias por la visita.

    ResponderEliminar